Pisto

Pisto es la versión española del Ratatouille. Es un estofado de verduras frescas. La clave es usar un aceite de oliva de gran calidad y verduras frescas y de temporada. El pisto es originario de la región de Murcia pero puede encontrarse en el resto del país, con diferentes adaptaciones. Es un plato de verduras fantástico para aquellos que siguen una dieta Paleo/Whole30/Libre de Gluten/Vegetariana o vegana. Es un plato sencillo pero lleno de color y sabor.

Tiempo preparación

20'

Tiempo cocinado

1h 30'

N° comensales

4

Dificultad

Proceso de elaboración

1# Preparación

Cortar todos los vegetales a dados. Guardar en recipientes separados.

2# Salsa de tomate

Yo siempre cocino con salsa de tomate casera. Es mas trabajo pero realmente merece la pena. Si no tienes tiempo puedes usar tu salsa de tomate favorita. Prefiero una textura mas rustica así que uso un pasapurés, no una batidora o procesador de comida. Pero de nuevo, si tienes una receta especial para tu salsa de tomate, úsala y pasa al siguiente paso de la receta.

Cortar los tomates en dados. Poner en una olla mediana cuatro cucharadas grandes de aceite de oliva virgen extra. Anadir los tomates y llevarlos a ebullición. Mantener a partir de ese momento sin tapar a fuego medio unos 40 minutos o hasta que la salsa esta espesa y reducida a la mitad. Remover de vez en cuando para que no se pegue. Apagar, añadir sal al gusto y pasar por el pasapurés.

3# Cocinar

Algunas recetas de pisto cocinan las verduras de forma separada, pero si no tienes tiempo se puede hacer en una sola añadiendo los ingredientes en diferentes momentos.

Poner una sartén grande a fuego medio y añadir un buen chorro de aceite. Anadir el ajo y saltearlo hasta que empieza a bailar. Anadir la cebolla hasta que esta transparente. Anadir los pimientos y cocinar unos 12-14 minutos. Anadir el calabacín y cocinar 4 minutos. Anadir el tomate y cocinar todo a fuego lento junto por 30 minutos. Cubrir con una tapa. Mover de vez en cuando y ajustar sal si se necesita.

Delicioso para comer solo, pero pruébalo con pan tostado o un huevo frito o pochado.